Chile
Borrar

ACTUALIDAD

CONOCE LAS CLAVES DE LAS NUEVAS BASES CURRICULARES DE LA EDUCACIÓN PARVULARIA (BCEP)
El Ministerio de Educación presentó las nuevas Bases Curriculares a principios de 2018, las cuales comenzarán a implementarse de manera más completa durante el próximo año escolar. Las nuevas bases incorporan mayor preocupación por las orientaciones valóricas de los niños en etapa preescolar.

Chile

/ 24 julio 2018

Esta nueva guía, que actualizó las bases que se mantenían desde 2001, plantea lo que deberán aprender los párvulos desde los primeros meses de vida hasta el ingreso a la Educación Básica. Si bien las BCEP mantienen definiciones y conceptos de las primeras bases, también se incluyen nuevas temáticas, como inclusión social, diversidad, interculturalidad, enfoque de género, formación ciudadana y desarrollo sostenible, entre otros.

Las BCEP han sido enriquecidas con el aporte de nuevos conocimientos derivados de la investigación y de buenas prácticas pedagógicas de experiencias locales e internacionales. Sus definiciones curriculares fundamentales se centran en los Objetivos de Aprendizaje, elaborados en función de los propósitos formativos generales que para esta primera etapa educativa determina la Ley General de Educación (LGE).

Estas definiciones establecen una base curricular común a nivel nacional, que admite diversas modalidades de implementación y programas de enseñanza, de acuerdo con las necesidades institucionales y las características de sus proyectos educativos.

Dentro de los fundamentos que se incorporan, están las orientaciones valóricas sobre el enfoque de derechos y la inclusión.

En enfoque de derechos, el niño y la niña se conciben como personas singulares y diversas entre sí, sujetos de derechos, en crecimiento y desarrollo de todas sus potencialidades (biológicas, psicológicas, socioculturales). El enfoque ya no es la satisfacción de necesidades, sino la realización de derechos. Al mismo tiempo, se reafirma una visión del niño y la niña, en especial de los más pequeños, como sujetos activos de su educación, superando posturas que les atribuyen un rol pasivo y reactivo.

Sobre la inclusión, el objetivo es terminar con la discriminación arbitraria y toda forma de exclusión social, que es consecuencia de actitudes negativas y de una falta de atención a la diversidad. Si los niños y las niñas aprenden a convivir junto con otros pares y adultos diversos, se aporta a la valoración de la diferencia y a la cohesión social y, por tanto, a la equidad. De este modo, la educación inclusiva favorece directamente los propósitos de la formación ciudadana.

Es importante mencionar que las definiciones curriculares fundamentales se centran en los Objetivos de Aprendizaje, los cuales están alineados a la Ley General de Educación (LGE), es decir, una base curricular común a nivel nacional y que permite diferentes formas de implementación, respondiendo a las necesidades de cada institución y proyecto educativo. 

x